VIVENCIAS   DO   INSTITUTO   e   RECORDOS  DE   RIBADAVIA 1967-1977.

Inicio | Asociación  |  Faite socio  |  Actividades  |   Foro  |   Historia | CuriosidadesDocumentos  | Email | Enlaces

 

Lugar para escribir os vosos recordos de Ribadavia e do instituto.

   Lugar para escribir vuestros recuerdos de Ribadavia y del instituto.

Recuerdos de aquellos años.  Álvaro García Escobar

Recuerdos de D. Guillermo. Andrés Andrade.

 Unha de coches. (Secundino Lorenzo)

Un recuerdo cariñoso de Figueroa( (Recuerdo  de  Francisco Rego Almuiña)

Se llamaba Maruja y la apodan "La Caíña". (Recuerdos de Francisco Rego Almuiña)

El hombre de las plumas en los pies.". (Recuerdos de Francisco Rego Almuiña)

Se murió María A. Orosa, nuestra profesora de Ciencias." (Recuerdos Varios)

Sergio: el chico de la guitarra." (Recuerdos de Francisco Rego Almuiña)

Sergio onde estés un recuerdo do teu tío. ( Amando Canitrot)

"Se murió Javier de Quins. 26/11/2008" (Recuerdos varios de un personaje popular de Ribadavia)

"O Kopa Club e O Morto dous lugares de copas dá Ribadavia dos 70" (Lembranzas varias)

"Los Cisnes, os beattles de Ribadavia - fotografías"

"Os lugares de ensaio de "Los Cisnes""( Lembranzas de José Luis Escudero)

"Algunhos  discos do Jukebox do Kopa Club nos anos 70"

"Jeanfrujo un pequeno pobo a carón do instituto"( Lembranzas de Frutos Fernández Glez.)"

"Polémica no 2009 sobre un cadro de Beruete, sobre o río Avia, feito sobre 1880."

"Nostalxias dun tempo que ninguén quere esquecer. 26/04/2009"

"La memoria del olvido"  ( Secundino Lorenzo y Andrés Andrade).

Publicado en la revista Latexo, Num. 67. Verano del 2009

"Recuerdos inolvidables"  23/05/2009  (Buscando recuperar el olvido. Jose Luis Rguez. Figueroa).

"Disfrazados de maiores"  31/05/2009  ( Frutos Fernández González).

"As crónicas de Alonso"  26/06/2009  ( Frutos Fernández González).

"Ecoloxismo no Ribeiro. Antecedentes"  28/06/2009  (José Luis Escudero. Colabora Secundino L.).

A orixe do ecoloxismo no Ribeiro. Coto do Frade.

"Quen decía que o novo non mellora o antigo?".  30/12/2009 (Un regalo de reis de Julio Puentes Agregán hoxe compañeiro de Exaprin  e membro, en tempos,  do famoso grupo de Ribadavia Los Cisnes.)

"Anotacións históricas sobre a pesca en Francelos" .  19/10/2010 (Frutos Fernández Glez.)

"A miña iniciación a pesca da troita. Valparaiso abril de 1968" .  07/11/2010 (Secundino Lorenzo)

O río Avia, un gran río galego, en tempos..., e que se debera recuperar xa (Xuño 2012 Secundino L.).

                                

Inicio | Asociación  |  Faite socio  |  Actividades  |   Foro  |   Historia |  CuriosidadesDocumentos  | Email | Enlaces

 Quitar a música :     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Curso 1969-70. Álvaro García Escobar. Con cariño.

Los recuerdos que siguen los he redactado con gran cariño por que son muy buenos recuerdos de mi niñez y adolescencia, y por que espero que produzcan un efecto evocador de los vuestros y así poder completarlos y compartirlos.

Los recuerdos de los que como yo, nos fuimos de Ribadavia al finalizar COU y prácticamente perdimos el vínculo con el pueblo y con las personas, tienen varios  inconvenientes y una ventaja respecto a los de los que os quedasteis allí o los que habéis seguido yendo con frecuencia

Los inconvenientes: nos hemos olvidado de más cosas y nos hemos perdido el placer de disfrutar de un pueblo y una comarca tan deliciosas.

La ventaja: al ser recuerdos más antiguos, tienen la ventaja de mantener la visión de la edad que teníamos en aquel momento (están menos contaminados por experiencias posteriores).

En todo caso: toda anécdota, recuerdo es bienvenido para enriquecer la memoria histórica de nuestra época.

Una abrazo muy fuerte a todos/as.

Álvaro GARCIA ESCOBAR

El recreo en el instituto. Autor desconocido.

SECCION EL RECREO

 

EL HELADERO

El heladero, que era el mismo que tenía la heladería justo al lado de la entrada del Club Artístico y que hacía unos helados de mantecado buenísimos, venía todos los días en el recreo y aparcaba su camioneta como a 30m de la entrada de alumnos del Instituto, dentro del recinto. En la época de verano nos vendía helados y polos y el resto del año, chicles, pipas, etc…

Luego se instaló el Bar Veigano, enfrente del Instituto y al lado de donde luego construirían el ambulatorio…

 

MIRTOS

Era uno de los juegos típicos del recreo: el escondite en medio de los mirtos que hacían el cierre a lo largo con la carretera de Carballlino.

 

HUEVO-PICO-ARAÑA

Otro de los juegos del recreo, pero no me acuerdo muy bien en qué consistía. Creo recordar que había una fila de niños/as agachados y que otros saltaban encima y los que saltaban preguntaban ¿huevo, pico, araña?

 

ULTRAMARINOS  ¿ EL AVION?

A veces, cuando teníamos la suerte de tener una peseta, en el recreo íbamos a la tienda “El Avión”, que estaba, en el camino hacia el centro de Ribadavia, poco después de pasar la desviación a la Veronza. El dueño, que estaba siempre vestido con una bata gris y que tenía una pose muy profesional, tuvo la gran idea de vender gaseosas de sabores (¿La Casera o LA Revoltosa?) por vasos (creo que era 1 vaso peq. =1 peseta). También tenía 2 especialidades más con mucho éxito: las galletas Napolitanas (de canela) vendidas a la unidad y unos bocadillos riquísimos de queso, salchichón o chorizo, preparados con un esmero que daba gusto verlo. Hubo una época que los de Preu y luego los de COU vendían bocadillos para el viaje de fin de curso en una sala que hacía de bar que estaba justo antes de llegar a la puerta del Gimnasio del Instituto, a la izquierda.

 

EL TRACTOR

En el patio trasero del Instituto había un tractor viejo, inservible, al que nos subíamos y que supongo se utilizó para la formación, antes de nuestro ingreso, cuando el Instituto era Laboral (y no técnico).

 

REGATO MAQUIÁNS

Pasa muy cerca del Instituto, y desemboca en el Avia.  Más arriba había señales de presas de castores. Braulio Soto, el Bedel, lo tenía dominado para pescar “peces e troitas” y le enseñó sus rincones secretos a D.Secundino, gran aficionado también a la pesca, lo que fue el principio de una gran amistad.

Fotografía Secundino

SECCION PROFESORES

 

DON ÁLVARO

El cura, profe de Religión, llevaba siempre unas gafas muy oscuras y tenía un Seat 600 blanco. En nuestra época iba siempre de sotana y era muy buena persona.

 

DON PRUDENCIO

Profe, de Latín. Creo que era ex sacerdote. Nos llamaba a dar la lección a la “palestra” y  nos enseñó una canción en Latín que decía: “Cícero, Magister optime, ….” que le hizo famoso entre los alumnos. También vivía en Ourense, y a diario solía comer con Dª Margarita y con D.Secundino.

 

 

 

DOÑA MARGARITA SOUTO

Profe de Lengua que vivía en Ourense. Su exótico acento Argentino, y su elegante perfume “francés”, no muy usado por aquellos lares en aquel tiempo, le daban un aire muy sensual. Traía las clases preparadas en unas “fichitas” de esas blancas con rayas rojas. Cuando se contrariaba nos llamaba “niñitos” y no le costaba nada ponernos “ceros”. Creo recordar que tenía un Renault 6 y comía con D. Secundino y luego también con el profe de Latín.

 

DOÑA MARIA OROSA

Profe de Ciencias Naturales. Más bien seria, aunque muy serena y agradable, nos enseñó toda la flora y la fauna de la Cormarca. Venía andando desde Ribadavia, donde vivía.

 

PROFESORA DE ARTE ¿?¿?

Creo recordar que era de Vigo, pero no recuerdo su nombre. Con la ayuda de diapositivas y de un retroproyector nos daba unas clases muy amenas y claras sobre los distintos estilos y épocas artísticas.

 

PROFESORA DE FRANCÉS ¿?¿

La anterior profe de francés era Lula, pero a nosotros ya no nos dio clase. No recuerdo el nombre de la que la sustituyó.

 

DON JESUS PEREIRA

Profe de Física. Muy buena persona y siempre muy próximo a los alumnos (como Manolo Portela, Secundino, etc..).

 

DOÑA CONCEPCION CACHAFEIRO

Profe de química. Buena profesora, y aunque era más bien pequeña de estatura, era muy tenaz explicándonos los misterios de la tabla periódica, los electrones libres, la valencia, ….

 

DON GUILLERMO CULELL

Profe de historia entrañable. Con memoria prodigiosa y paciencia infinita en sus clases, nos exigía “clavar” los textos del libro en los exámenes. Además de lo lúdico y evocador que resulta que te cuenten la historia, recuerdo que en sus clases nos lo pasábamos especialmente bien. Utilizaba mucho el pañuelo (que llevaba en el bolsillo delantero de la chaqueta del traje).

DON VICENTE VILLAR (EL FILOSOFO)

Profe de filosofía, y primer signo de que algo empezaba “a cambiar” en el régimen. Hablaba todo lo “claro” que podía sobre la realidad y nos enseñó  a profundizar en el significado de las cosas. En lugar del traje que llevaban el resto de profesores varones, él vestía jerseys y sueters de cuello cisne (además de su barba).

 

DON MANOLO PORTELA

Profe de Trabajos Manuales. El aula estaba en el bajo del edificio. Afable, con bondad infinita y también muy próximo a los alumnos, nos enseñaba,  entre otras cosas (algunos éramos una pandilla de “manazas”), a soldar con estaño, limpiando antes las piezas con  una solución de ácido clorhídrico que llamábamos “mexuxe” (palabra que nunca más volví a oir). Recuerdo haber hecho en sus clases, al menos: un farol de hojalata pintado en negro, un carro de bois en madera, un crucifijo hecho con bolas de madera, …. Tenía 3 hijas muy simpáticas que también estudiaban allí, entre ellas, Lidia, la mayor que estaba en nuestra misma clase.

 

DON GERARDO

Profe de F:. E:. N:. (Formación del Espíritu Nacional). A pesar de que representaba la “seriedad” del régimen en el pueblo y en el Instituto,  era muy buena persona, siempre estaba sonriente, tenía una gran familia y organizó los campamentos de verano de la OJE, contribuyendo a que todos los jóvenes de la comarca do Ribeiro pudiéramos pasar 15 días en la playa en verano.

 

DON JULIO FREIJIDO (Q.E.P.D.)

Director del Instituto y Profe de Matemáticas. Como yo era más bien bajito, lo recuerdo como un “gigante”. Buen profesor, siempre iba elegantemente vestido con sus trajes impecables, tenía una voz muy potente y emanaba “autoridad”.

DON SECUNDINO

Profe de Matemáticas, de Matemáticas Especiales (COU),  Jefe de Estudios del Instituto y artífice de que nos hayamos vuelto a encontrar. Tenía su despacho al final del interminable pasillo del primer piso a la izquierda, al lado del de Braulio, y cerca del botón del timbre de cambio de clase. Era el terror de las chicas. Su coche era el más chulo (Renault 8 TS azul con ruedas con gran caída positiva). Su mentalidad era joven y siempre próxima a entender las posiciones de los alumnos. No es por hacerle la pelota, pero al menos a mí, sus explicaciones me facilitaron la comprensión y el amor por las matemáticas que aún conservo.

 

D.  JOSE A. PUGA

Profe de Educación Física. No recuerdo quien nos daba las clases antes de su llegada. Puga, que era más bien tímido y hablaba muy bajito, nos cambió la vida, porque nos hacia sudar bien la camiseta en sus clases: en vez de clases le llamábamos “palizas”. Era cinturón negro de Judo y no-se-cuantos “dan”.

 

CONCIERTOS DE MUSICA CLASICA

Es el único recuerdo negativo que tengo de aquella época. En el curso de un año que no recuerdo, el Ministerio de Educación inició una interesante experiencia pedagógica para tratar de aproximar a los jóvenes de las zonas rurales a la música clásica, con la actuación gratuita de orquestas sinfónicas y de directores de orquesta ya reconocidos en Madrid. El día del concierto, nos íbamos andando todos los profes y los alumnos desde el Instituto hasta el Cine Rio, y lo llenábamos durante una mañana. Era algo así como el programa “El Conciertazo” de TVE, pero organizado de forma más seria, menos lúdica, y de ahí viene quizás lo negativo: aunque habían alguna explicación verbal de las características de cada instrumento sinfónico, esa seriedad lo hacía aburrido para un grupo tan grande de niños y niñas, y eso hacía que, en vez de aprovechar y disfrutar de aquella alternativa cultural excepcional, nos portáramos como unos cafres, interrumpiendo la interpretación con chistes y gritos, por lo que acabó como el rosario de la aurora. Qué pena…

 

EN PRÓXIMOS CAPITULOS…

Ribadavia 2008. Fotografía Secundino

SECCION RIBADAVIA AÑOS 60/70 VISTO POR UN NIÑO

CINES DE RIBADAVIA

TIENDAS ENTRAÑABLES

FERIA DEL VINO

GRUPO ESCOLAR (DON PEDRO, DON DELFÍN)

También incorporo un Blog de anuncios de la época..

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CURSO 1967-68. Andrés Andrade.   Recuerdos de  D. GUILLERMO (con cariño).

       Aprovechando esta sección que creó Secundino de recuerdos, no querría pasar sin dejar de contar algún recuerdo del maravilloso y querido por todos nosotros, D. GUILLERMO. Evidentemente esto lo hago con  el mayor respeto y todo cariño del mundo hacía la figura de un inteligente profesor que supo captar el sentir y la amistad de todos sus alumnos.

D. Guillermo sentado en el Salón de actos, entre D. Prudencio y D. Manuel Portela.

El descubrimiento de América: 

         Me recordaban el otro día, la fama de traste, que más o menos arrastraba en mis tiempos de estudiante y entre las muchas anécdotas que salieron a la pizarra, la que más me señalaban era en la clase de historia de D. Guillermo. Cuando explicaba el descubrimiento de América, y nos relataba que: entonces Colón al mando de unos 100 españoles se enfrentó a 8.000 indios y yo, que tenía el número 3 pero que me sentaba en la última fila, le decía: D. Guillermo: xa serian menos. Bueno hombre quien dice 8.000 dice menos, es un hablar. Entonces Colón al mando de unos 100 españoles se enfrentó a unos 5.000 indios…..D. Guillermo xa serían menos. Ya está ese asno retorcido haciendo el ganso, que mas dará el número de indios, lo importante es que Colón se enfrentó a muchos. Colón al mando de unos 100 españoles se enfrentó a…D. Guillermo seica era un indio solo e era coxo. En aquel momento el cepillo, salía volando a través de toda la clase a la velocidad del sputnik buscando mi cabeza.

Andrés y otros compañeros de clase en un recreo.

Así non boto moza D. Guillermo:

        Quinto y Sexto de bachiller, mi padre decidió enclaustrarme en un colegio en a Coruña, pero en COU ya volví al Instituto, año que se incorporaron los de Carballiño. El  primer día de clase D. Guillermo pasó lista para ir conociendo a los alumnos: nº 1 fulanito...nº 2 menganito...nº 4 ...nº 5... se saltó el nº 3 que era yo. Al terminar de listar ya dijo: os habréis dado cuenta que no nombre al nº 3, ese es un retorcido que ya es viejo conocido en este centro y su padre lo mandó para Coruña, pero tuvo que volver, porque no sirve para estudiar, es un asno retorcido que tenía que marchar para Alemania, le está robando el dinero a sus padres y solo por eso  ponte de rodillas. Hombre, D.Guillermo, que ahora ya hay chicas en clase y así non boto moza….tienes razón, tienes razón..déjate estar y pórtate bien, retorcido.

Con cariño a pesar de todo: 

          Espero que no os halláis aburrido con todo este rollo. Lo que si quiero señalar es que siempre le tuve un gran cariño a D. Guillermo y me consta y sé que el también siempre me lo tuvo a mi. De hecho un problema que tuve con un profesor, cuyo nombre no viene a cuento, que me comentaban que me abrirían un expediente de esos que no podías volver a estudiar, -eso nunca lo entendí-,  D. Guillermo y D. Secundino, como jefe de estudios, pusieron toda la carne en el asador para solventar el problema como así fue.

 

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Unha de coches... (Secundino Lorenzo)

 

"...Inda me lembro de como chegaba a clase co seu pantalón de tergal, as gafas rayban e o seu Renault 8 azul  con ruedas casi deportivas,  levantando unha polvoreda o chegar o instituto...". Un alumno.

 

"...Era o que había...e menos mal...". Secundino.

       O meu primeiro coche un R8, Renault 8 azul claro,  tiña unha cilindrada de 900 c.c.,  matrícula OR-22722,  merqueino en 1968, con moitas axudas familiares (120.000 pts. costou o coche,  e eu ganaba,  en Ribadavia,  como profesor de matemáticas pouco máis de 15.000 pts.). Eu  vivía en Ourense e tiña que desplazarme ata Ribadavia todos os días; para mín era e foi imprescindible o ter un coche; ademais facíame moita ilusión, sempre tuven certa debilidade polos coches;  e quen non...

       Lémbrome de dúas cousas, a primeira que a matrícula non foi unha casualidade, pedía na casa Renault que foxe algo singular, un nº capícua ou algo orixinal, como así foi...A segunda cousa é  que merquei esa marca xa que na Renault de Ourense tiña dous amigos moi grandes, Sindo e Stinger que eran os probadores da marca. Sindo era para mín e inda o sigue sendo como un irmán. Logo nas revisións,  o coche sempre pasou polas súas mans, e eso era unha garantía...

     Con este R8 anduven ata ben entrado o ano 1971 si non me falla a memoria. Fíxenlle moitos kms. preto de 170.000 que parece incrible en tan pouco tempo; pero todos os días ir e vir a Ribadavia e as veces una pola mañán e outra pola tarde, suma... Con el,  por poñer un exemplo,  recorrín todo o norte de España, pasando por Cataluña e regresando por Madrid no ano 1970, nada menos que de luna de mel... No  verán de 1969 estando facendo a mili normal, eu non fun por milicias, en Parga (Lugo) ó coche metinlle 18.000 kms máis, soio en tres meses. Incrible pero certo. Algunhas noites viñen a Ourense (eran 250 km. ida e volta)  a ver a miña moza e logo as oito da mañan estaba en Parga decindo o "presente,  típico de pase de lista...". Ata me permitín un fin de semán, traer a un compañeiro, todo de noite, ata Celanova un sábado pola noite, xa que se lle casaba un irmán e pedira permiso e non llo deran...Veu a boda dende Parga  a Celanova,  e o día seguinte pola noite tamén, o domingo,  fun a buscalo...Unha auténtica barbaridade que hoxe non faría, pero a xuventude, moitas veces, axuda a que se fagan estas cousas...O perigro estaba en que ocurrese un accidente ou te descubrisen, pero tiven sorte...

 

Efectivamente fixen a mili xa estando en Ribadavia. No verán do ano 1969. Reemplazo de 1968. En Parga estuven de profesor de matemáticas dun fillo do Comandante que estudiaba para militar. Por suposto eso fixo que prácticamente non fixera instrucción...e que saira todos os días de troula. Tiña o coche escondido nun cortello da Serra de Parga. Parga está en Guitiriz, na provincia de Lugo.

 Xura de bandeira, verán do 1969.  Fun a mili con prórroga e 25 anos.

Logo estuven de mestre dende xaneiro a verán do ano 1970, en Ourense no Cuartel de San Francisco, o mismo tempo que traballaba en Ribadavia. A mili en Ourense fíxena de cabo mestre e soio iba polas tardes a dar clases.

Nesa etapa daba clase os compañeiros que non sabían ler. Tiña oito alumnos que o final, conseguín que leran o " Marca", que era o que querían...Menuda alegría que tiñan aqueles compañeiros...

Foi unha etapa con moitas curiosidades e anécdotas...

Esta fotografía coinciden polo tanto coa miña estancia como profesor en Ribadavia.

       No ano 1971 cambiei de coche xa que por razóns da morte do meu cuñado (morreu de infarto con 45 anos, unha mágoa total para a familía...), quedaba o R8TS, que facía pouco que mercara, aconsellado por mín,  e polo tanto con poucos kms.,  polo que vendín para un rapaz de Castrelo de Miño o R8 e merquei o R8TS do meu cuñado.

Nesta montaxe, vese o Secundino camiño do Instituto de Ribadavia no seu R8TS, como dice Álvaro García, coas rodas de atrás cun lixeiro ángulo positivo...moi deportivo...¡Anos aqueles!. ¡Que cochazo!.

     O R8TS era para mín unha mellora incrible, un coche coa misma carrocería que o R8, que creo era 800 c.c.,  pero cunha cilindrada de 1300 c.c., aquelo andaba moito moito, para mín  xa era un avión...

       Dicen os alumnos que eu chegaba o instituto de Ribadavia "coas miñas gafas Rayban, pantalón de tergal, un R8 azul,  con rodas casi deportivas (según Álvaro cun lixeiro ángulo positivo nas rodas traseiras...moi deportivo...) levantando unha polvoreda grande o chegar ó instituto..." . Eu penso que non era para tanto...e visto hoxe moito menos, pero xa se sabe, cousa de alumnos e xente xoven...

      Finalmente no ano 1978 tiven que marchar do Instituto de Ribadavia, había feito oposicións no ano 1977 en Salamanca, eran oposición libres, lembro que había 210 plazas para toda España e eu sacara o nº cento noventa e tantos. Aprobei polos pelos...O final soio me quedaba ir o Pais Vasco ou a Canarias. Escollín Canarias, no pais Vasco non se vían ben os funcionarios que iban alí a traballar, tampouco en Canarias pero había menos oposición, lembro que nos chamaban "godos" os que iban destinados da Península a Canarias; pero eu no tuven ningún problema, salvo o primeiro día de clases na que os alumnos me fixeron moitas faenas que igual conto algún día; pero logo gañei (a base de traballo)  os alumnos  e pasei alí dúos anos marabillosos da miña vida...

     O primeiro que facían os peninsulares o chegar as Canarias era, polo menos así o decían e no meu caso foi certo, mercar un coche (aparte do equipo de música de módulos individuais  Pionner e a cámara de fotos reflex Nikon ou Olympus) . A verdade que costaban a cuarta parte do que valía o coche na peninsula, polo de Porto Franco...

Este tipo que vedes, con Rayban e moitos kg. menos son eu...Un ano despois de daros clase en Ribadavia. 1978. Santa Cruz de la Palma (Tenerife)

 

      Por eso para mín estaba claro, facía anos que había visto os BMW nos rallys e estaba enamorado deles, nada máis chegar, pido un  crédito o banco e fíxenme con este coche sensacional un BMW 316, TF-3424 H,  que me costou dous duros (aquí costaban de aquelas 2 millóns de pesetas a min saliume en 650.000 pts). A mellora foi descomunal, era o meu soño.

      Este coche estuvo conmigo 15 anos e vendino novo, si novo,  xa que era eterno, era "unha peza de museo" decían os meus compañeiros para meterse conmigo, pero é que con 190.000 kms. estaba novo...¡Menudo coche!. Lembro que mo mercou un mecánico do Couto, en Ourense,  e que despois de analizalo dous días, dixo que era incrible, que estaba novo. Logo entereime que tuvo un accidente con el e desfixo o coche, a carrocería non o motor, pero eso non ben a conto...

      E remato esta pequena historia destes tres coches. Decir que sempre tiven outro para as miñas andanzas de pesca e que posiblemente os alumnos me viran algúns días con eles, un Dyane 6 (tamén un coche excelente, neste caso para os camiños) e un seiscentos en Canarias (un coche de segunda man que me deixou tirado un día, estaba podre... menuda compra...).

      Por suposto siguo sendo fiel a marca BMW, hoxe teño un 318,  xa casi de museo,  e penso que, si podo,  seguirei con esta marca, inda que ...¡como están  de precio os condenados!.

 

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paco Rego: recuerda a Figueroa.

          

          Tenía un cuerpo grande, una gran memoria y unas manos enormes. Era inteligente y hábil como pocos. Destacaba en el aula y en la cancha. Aquellas prodigiosas manos suyas, capaces de apresar con soltura de NBA una balón de baloncesto con sólo cinco dedos, le dieron muchos triunfos, sobre todo cuando tocaba examinarse de tostones como Historia, religión, latín (incluso francés) o la inclasificable Formación del Espíritu Nacional. El compañero y amigo Figueroa confeccionaba unas 'chuletas' propias de un museo de la virguería. Auténticos manuscritos en miniatura que manejaba con la mano que que el bolígrafo le dejaba libre. Figueroa era capaz de meter en una sola 'chuleta' de aquellas todo el Génesis o el reinado de Felipe II con sus anécdotas al completo. Más de una vez nos sacó de apuros con sus habilidades. Porque Figueroa, además de ser rápido pasando las hojitas con el pulgar, nunca dejaba tirado a un compañero. Otros recelaban más. Pero él, nunca. No le gustaba memorizar, razonaba todo, era un prodigio en cuanto a sentido común y sentido práctico.

         Hasta que que se embarcó en otras causas. La primera, en un buque mercante en cuya sala de máquinas navegó por medio mundo. No sé si lo hizo antes o después de pasar por un grupo de fuerzas especiales del Ejército, esos de la gorra, cara pintada y armados hasta los dientes. Me lo contó hace ya muchos años, al cruzarnos una tarde en Ribadavia. Poco o nada recordaba a aquel chico simpático, extrovertido, cachondo. Se le veía físicamente muy cascado y sin horizonte claro en su cabeza.

        Desde entonces no supe más de él. Nadie supo de él nunca. Tal vez siga navegando por algún mar, el signo de muchos aventureros. Y Figueroa lo era.

Francisco Rego Almuiña.

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se llamaba Maruja y la apodaban "La Caíña".

          

      Se llamaba Maruja y la apodaban 'La Caíña'. Vestía de negro y gris, con un delantal oscuro del que nunca se desprendía. Se ganaba la vida vendiendo tabaco en un rincón de su vieja casa -los obreros de las fábricas de ataúdes le compraban a ella los Celtas cortos- y bocadillos de tortilla con cebolla que despachaba en caliente durante los recreos del Instituto. Con ellos crecí yo y otros muchos compañeros de Bachillerato.
          Aún recuerdo aquel olorcito a aceite de oliva y patatas fritas que salía por la puerta, siempre abierta, de la casa de Maruja. Un hogar entrañable que hacía esquina en la entrada del camino de la Veronza, justo enfrente al taller de motos y bicicletas cercano al Instituto. Allí, en un pequeño huerto pegado a la vivienda, crecían unas cerezas cuyo sabor no volví a sentir jamás. Cuando llegaba la época, Maruja me regalaba un generoso racimo que me zampaba con las mismas ganas que su tortilla. Así era ella de buena gente.

Fotografía de Ribadavia. Mimia.


          La estanquera se murió sola, sin nadie que la recordara. Nada, por otra parte, extraño. Salvo excepciones, Ribadavia es desde siempre un pueblo amnésico son sus hijos. O los olvida o los critica y casi nunca para bien. Y eso que las puertas siempre estaban abiertas en casa de Maruja. Tenía demasiado corazón, y en el fogón de leña de su cocina nunca faltaba un pote caliente que compartir con el vecino o el forastero hambriento.


        Cuando ya cumplida mi etapa en el Instituto me fui a la universidad, 'La Caíña' siguió haciendo ricas tortillas de patatas durante un tiempo. Hasta que los años, la enfermedad y la viudez la fueron consumiento. Me contaron luego que las penas se habían instalado en su frágil y menudo cuerpo, que ya no conocía, que no comía ni hablaba. Supe que Maruja, 'La Caíña, se fue en silencio, olvidada, lejos de aquella casa humilde en la que no faltaba nunca una caricia, una palabra amable y un trozo de tortilla con cebolla.

Francisco Rego Almuiña.

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El hombre de las plumas en los pies.

            Esta es la historia de un hombre que llevaba plumas en los pies. Eran plumas de gallina. Se sabía de su paso por las escaleras y el corredor porque a menudo se le despegaba alguna pluma del zapato.

       Era un hombre delgado pero ágil, rápido de piernas. Llegaba puntual al trabajo, con una bufanda en invierno de la que nunca se apartaba. Fumaba mucho, sobre todo 'Ducados', y gustaba también de leer mucho. Jamás olvidaba el nombre de un alumno ni su procedencia familiar.

      Cuando se jubiló pudo dedicarse a la caza de la perdiz, su gran pasión, y a su granja de gallinas. Hasta que el corazón empezó a fallarle. Tenía un gran corazón... El paso por el quirófano y los medicamentos lo salvaron. Pero desde aquello ya no fue el mismo.

     Días atrás me dijeron que un derrame le había nublado gravemente el cerebro. El hombre de las plumas en los pies se llama Braulio Soto y era el conserje del Instituto donde todos nosotros aprendimos.

          
Va por ti, amigo.

Francisco Rego Almuiña

En la fotografía, sacada en Santiago,  en un año Santo por la década de los sesenta,  se ve entre otros a Braulio Soto, concretamente el de la derecha de la fotografía. También está Prieto, otro bedel, y los profesores Portela, Lula, Guillermo, entre otros...

-------------------------------------------------------------------

 

Nota importante (escrita por Secundino):

Braulio Soto, todavía vive y espero que en la próxima fiesta que hagamos, seguramente en mayo del 2009,  esté mejor de salud y lo tengamos a nuestro lado.. La última vez que estuve con el fue en el 50º aniversario del I.T.E.M. de Ribadavia, nuestro centro,  hoy IES O Ribeiro.

En aquel momento escribí este pequeño texto sobre un gran amigo, que siempre lo fue del que escribe la nota.

Aprovecho para dar las gracias a Francisco Rego por estos escritos que nos manda desde Madrid y que para mí son sensacionales.

Un fuerte abrazo Francisco. Espero verte en la próxima reunión..

 

Francisco Rego Almuiña.

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

María Orosa: nos abrió el mundo a la biología..

María Orosa en sus primeros años de profesora. Está en medio da la fotografía.

                 Cuando le tocaba hablar cara cara lo hacía con un timbre de voz bajo y sereno. Era costumbre en ella también llamar a la persona por su apellido. Le daba un toque de distancia, elegante, y a la vez de cercanía. De aquella mujer educada y con gafas de vista cansada aprendimos a buscar en el campo tréboles de cuatro hojas y a entender mejor algunos de los secretos de los caracoles o del canto de las ballenas lejanas. María Orosa nos abrió al mundo de la biología desconocida mucho antes de que Cousteau y Rodríguez de la Fuente lo hicieran desde la televisión. Y lo hizo, para nuestro bien, desde un aula de Ribadavia, desde cuya ventana contemplábamos por los cristales un río caudaloso y limpio que unos memos indocumentados y avariciosos se encargaron de extinguir. No sé qué diría hoy del estropicio aquella mujer sabia y avanzada para la época. Pasado el tiempo, la visité en su piso del pueblo, situado en un edifico de corte neoclásico que albergaba en sus bajos un banco ya desaparecido, la Banca Nogueira. Allí, en una salita con mesa camilla, le pedí consejo para crear un grupo ecologista. La idea le fascinó. Y aunque la enfermedad la tenía medio recluida, ella se brindó a ayudar. Al poco tiempo, y con la ayuda también de una buena amiga, Chus Janeiro, nació el primer grupo ecologista del Ribeiro, cuyas pegatinas aún conservo. Luego me enteré que el mal que padecía amenazaba con privarnos de su presencia. Supe, igualmente, que se había mudado de vivienda a un chalé levantado a orillas de la antigua carretera que llevaba a Vigo. Que mataba la vejez y el cansancio del mal mirando al ancho Miño desde su terraza. Acompañada de los recuerdos. Como una diosa.

María Orosa, a la derecha de la fotografía, años despues.

Francisco Rego Almuiña.

Volver.